miércoles, 22 de agosto de 2012

Un nuevo amanecer

Mejor me quedaré aquí sentado, dejando que los sueños sigan su curso sin rumbo
¿Para qué molestarlos? Si al fin de cuentas el mañana los seguirá manoseando
y reventándolos como quien estalla al reventar en un abismo.

El cielo ya no nos quiere, se nos cae a pedazos cada vez que nuestras almas chocan
y entre ellos se asoman lúgubres sombras que esconden sus rostros en un telar de tristes colores.
Tu sonrisa se desvanece y brillan tus ojos que contemplan la incertidumbre entre
 un niño desvalido y un hombre sentado que mira hacia el cielo para ver a los ángeles caer a la tierra.

El humo del cigarro impregna mi cuerpo y solo puedo echar cabeza atrás con una postura de indiferencia. Unos segundos y de mi boca emanan bocanadas como tentadoras siluetas que bailan a mi alrededor, ofreciendo lo que consideras impermisible y aterrador.
Esos vaivenes que tanto evitas por no desvestir tus deseos de viejos trapos que cubren
y opacan la belleza de tu interior.

Me emborracho de tu indiferencia y río junto al llanto.
La luna ya se hastió de la misma historia y aleja su resplandor para encantar a otros.
Quedan las estrellas tranquilas y serenas cantando una solemne marcha fúnebre,
después de todo, el arcano ya te sembró patas arriba.

Y ahora solo suenan las melodías del sol y el viento, todo sigue su propio curso.
Mientras los ángeles en el suelo juegan como niños a enamorarse,
sonrío a un nuevo amanecer.



Y ahí está, después de más de dos años un intento de retomar las buenas letras (las otras me agobian de vez en cuando).



  Photobucket

martes, 17 de julio de 2012

Nada nuevo bajo el sol (Los Bunkers)





This one suits me better today.



Photobucket

domingo, 26 de febrero de 2012

Retomando..

Tras leer y reflexionar un poco, pareciera ser que las cosas vuelven a esclarecerse paulatinamente. Ideas van y vienen, sentimientos que se agrandan y encogen, vacilando entre la pasión arriesgada y la seguridad emocional. Me cuesta retomar una línea, tengo algo dentro que mantiene mi mente inquieta y me bloquea a ratos. Quizás es miedo, quizás indecisión, aunque creo es pereza y falta de disciplina en mis centros emocional e intelectual.

El drama, el llanto, esa estúpida condición psicológica que tanto me costó dominar quiere volver a hacer de las suyas. Creo que todo el cansancio acumulado y la multiplicidad de cosas que tuve que hacer me dejaron desprevenido, pero no tengo intenciones ni ganas de volver atrás.

Es curioso seguir planteándome todo esto, siendo que ya tuve una solución, aun así falta algo, una chispa, un poco de motivación para dar el primer paso y retomar una condición espiritual, emocional, creativa e intelectual más sana, y dejar que el flujo de energías no se detenga.

Además, debo reconfigurar otros aspectos de la vida cotidiana, que han sido los principales gatillantes de todo esto.

Hay muchas cosas que hay que transmutar, polarizar o despolarizar.



Photobucket

viernes, 24 de febrero de 2012

Un intento...

1, 2, 3... no, espera... 1, 2, 3... pero huevón, espera... cresta

Aquí estoy, una vez más tras el teclado que me gusta, ese que deja dar rienda a suelta a cualquier cosa que desee escribir, pero ¡alto! no sé qué tema abordar ni tampoco creo que quisiera saberlo.

 El último tiempo, o más bien el último año, ha sido sin duda el más desastroso, la vida se me desparramó por todas partes, las ideas se fueron volando lejos, el corazón se me apretó y el tiempo no me quiso ver ni en pintura.

Probablemente, o quizás ciertamente, no tomé las decisiones más correctas.  Llené mi tiempo de ocupaciones sin tener la base que he tenido toda la vida, sin esa sólida roca donde se ha construido mi vida entera y me falló la noción de las cosas... que ingenuo...

 Duras lecciones: he aprendido lo que es perder, lo que es verdaderamente resistir y lo que es el verdadero cansancio, la angustia, la impotencia, la desesperación y esa incertidumbre que te nubla el futuro. Por suerte, la tormenta ya pasó y entre la pseudo calma que me agobia ahora lo mejor es trazar una estrategia que me permita ir a ritmo cierto y seguro.

 Extraño tantas cosas: la calma y paz mental, nutrir el espíritu, escribir a las 4 de la mañana mientras miras las estrellas en una tranquila y dulce noche. Cerrar los ojos y dibujar un universo prohibido, dejar que las cuerdas de una guitarra te cuenten sus más dulces secretos mientras te dejas llevar por su suave armonía.

 No puedo dejar que me convierta en roca, pero las circunstancias evitan que me mueva. Necesito "mover energía...", "desbloquear centros", debo intentar retomar mi vida y sanar... hay mucho por sanar...


 ... nada muy profundo, un intento de retomar la escritura =)


Photobucket